“Por qué pasamos la mano por las cuerdas más gruesas? (…cuando un desconocido zarpa con el bote lleno de extraños instrumentos oxidados y limaduras…) ¿Por qué, de pie, apuntalamos escaleras en todas partes donde las paredes escupen flora espesa, y en las altas torrecillas que el murciélago esquiva? (… cuando flotan los troncos muertos, en el estuario) ¿Por qué esparcimos simiente de planta arcaica al pie de la cisterna abandonada? (…cuando los carabineros de bizca mirada pasan por el sendero en bicicleta…) […] ¿Por qué extendemos al sol extrañas ropas negras y plantamos espantajos en las garrigas? (…cuando revientan –en los huertos y en los zarzales, en las charcas de poniente y en los mares matinales- las rosas jabonosas…) ¿Por qué engalanamos la estancia con los flotadores de corcho y con anzuelos multiolientes de restos de pescado? (… cuando entra por el balcón la ventana del sueño… […]”.

J.V. FOIX. El vendabal del sueño

descargar texto en pdf

Buscando...